La comunicación estratégica… ¿elección u obligación?